January 28, 2018

November 10, 2017

Please reload

Entradas recientes

Lo que Hamlet nos dejó.

January 28, 2018

1/10
Please reload

Entradas destacadas

En el nombre del padre: Freud, Charcot y Jung.

"Tengo la impresión de que estoy cambiando mucho. Te contaré en detalle lo que me está sucediendo. Charcot, que es uno de los más grandes médicos y un hombre de una sensatez genial, está sencillamente desbaratando todos mis objetivos y opiniones. A veces salgo de sus clases como de Notre-Dame, con una idea totalmente nueva de la perfección. Pero me deja exhausto, después de estar con él ya no tengo deseo alguno de trabajar en mis tonterías. Hace tres días que no hago nada y no tengo por ello ningún remordimiento. Mi cerebro se queda tan saciado como luego de una velada en el teatro. No sé si esta semilla dará fruto, pero sí puedo afirmar que ningún otro ser humano había causado jamás tan gran efecto sobre mí..."

 

Freud le escribe estas líneas a su futura esposa Martha y en ellas expresa su admiración por Jean- Martin Charcot...

 

Charcot fue el fundador de la escuela de neurología del  Hospital de la Salpêtrière, donde médicos de muchos países acudían a trabajar con él y recibir sus lecciones. Es por esto que Freud solicitó una beca para estudiar con el más grande especialista en histeria de la época. Así Charcot se convertiría en el gran maestro de Freud pero también en fuente de su inspiración para desarrollar en Viena lo que años más tarde sería el método catártico junto a Joseph Breuer.

 

Freud sentía tan profunda admiración por Charcot que, en una velada se vió atraído pero al mismo tiempo en la necesidad de alejarse de la hija del maestro señalando que “nada es más peligroso como una joven que posee los rasgos del hombre al que uno admira.”

 

El encuentro con Charcot y la hipnosis, cambiaría la vida de Freud para siempre. En Estudios sobre la Histeria  podemos observar la influencia que Charcot y su idea de “histeria traumática” ejercieron en la posterior teoría psicoanalítica, convirtiéndose así en el primer texto fundacional del psicoanálisis.

 

Ahora bien, nos interesa reparar en la relación de maestro- alumno, relación transferencial si se quiere entre Charcot y Freud.

 

Entendamos la transferencia como la proyección sobre el maestro, de los sentimientos del alumno en relación con alguna figura de importancia personal. Al igual que en la terapia, la transferencia es un fenómeno muy frecuente en este tipo de relaciones. Es muy común que los alumnos depositen en el maestro sentimientos que hayan tenido con otras figuras de autoridad como por ejemplo, los mismos padres.

 

Podríamos decir en este caso, que la relación transferencial entre Freud y Charcot fue positiva y nos atreveríamos a pensar en una proyección en relación con una figura personal en la vida del mismo Freud.

 

“Cuando el padre muere, el hijo se convierte
en su propio padre y en su propio hijo.
Mira a su hijo y se ve a sí mismo reflejado
en su rostro. Imagina lo que el niño ve
cuando lo mira y se siente como si
interpretara el papel de su propio padre.”

Paul Auster

 

Con estas líneas de Paul Auster, pasaremos a decir que Freud se convierte en el padre del Psicoanálisis y comienza a tener discípulos y disidentes. Un claro ejemplo de lo expuesto es el mismo Carl Jung quien primero encarnaría el papel de discípulo extranjero de Freud y hasta heredero de la doctrina psicoanalítica pero quien sin embargo más tarde se convertiría en un disidente.

 

Las dos últimas cartas entre Freud y Jung nos muestran la ruptura…

 

Estimado Doctor:  

... En consecuencia, propongo que abandonemos nuestra amistad enteramente, no pierdo nada con ello pues mi único vínculo emocional con usted, ha sido durante un largo tiempo, un delgado hilo, debido al prolongado efecto de pasados desacuerdos y usted tiene todo a ganar, en vista del reparo que recientemente hizo en Múnich acerca del efecto de una profunda amistad con un hombre que inhibía su libertad científica. Por consiguiente diré: tome su “total libertad” y ahórreme sus supuestas “charlas personales en beneficio del interés general de su ciencia. Usted nunca tendrá motivos para quejarse por falta alguna de cortesía de mi parte. En cuanto a nuestro común entendimiento y la persecución de objetivos científicos concierne, quiero decir, no existe para ello más razón en el futuro que en el pasado.
Por otra parte, espero lo mismo de Ud.  
Saludos

Freud

  

 

Querido Profesor Freud:

Accedo a su deseo de abandonar nuestra amistad, pero nunca tiraré (por la borda) la mía con su persona. Usted mismo es el mejor juez para saber lo que en este momento le significa.

El resto es silencio.

Sinceramente suyo,

Jung

 

La contra-transferencia también puede ser observada en la relación alumno-maestro. Muchas veces algunos alumnos despiertan cierta simpatía en el profesor porque les recuerda a él mismo cuando era joven, o porque lo relaciona con alguna figura de su vida personal. Es decir que si el maestro experimentó una contra-transferencia positiva de alguien querido, esto puede predisponerlo y dar, inconscientemente, un tratamiento especial a determinado alumno. Este podría ser el caso de la relación entre Freud y Jung en un principio. Sin embargo, la contra-transferencia también puede ser negativa…

 

En su época de fascinación Jung le llegó a confesar a Freud su transferencia religiosa con él…A lo cual Freud le contestó que haría todo lo posible por no corresponder a esa transferencia. La transferencia a partir de la religiosidad, como todos saben, le parecía fatal. Pues así lo demuestra el final de esta relación prometedora que terminó en ruptura…

 

Evidentemente, la preocupación de Freud por “la cuestión del padre” no era nueva. Textos como Tótem y Tabú, y El Moisés de Miguel Ángel lo demuestran allá por 1913-1914…

 

Freud había pasado de sentirse fascinado por su gran maestro Charcot a ser el objeto de la fascinación de Jung…Se había convertido en el padre del Psicoanálisis y en el gran maestro que Lacan retomaría años más tarde haciendo uso del concepto “nombre del padre” (significante  para representar en el inconsciente a la función paterna) en el nombre del “padre.”

 

BIBLIOGRAFÍA

 

POMBO SÁNCHEZ, M. (2009). El Legado de Sigmund Freud. Bs. As: Lugar Editorial.

ROUDINESCO, E. (2015). Freud en su Tiempo y en el nuestro. Bs. As. Debate.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Facebook Social Icon

¡SÍGUEME! 

© 2018 por Vanina Celeste Lopérfido 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now